Santiago del Estero, Argentina | Viernes 15 de Diciembre del 2017
 
 

El ministro de Salud, insistió en la vacunación y los cuidados frente a la ola de frío


El ministro de Salud, Dr. Luis Martínez, insistió en que los grupos de riesgo se inmunicen contra la gripe con la vacuna que está disponible de forma gratuita en hospitales, UPAs, Ministerio de Salud y en estos días, en la Feria Artesanal de la ciudad Capital durante la tarde

 

En una recorrida por los diferentes hospitales para monitorear la situación de la atención, el ministro Martínez dijo que “si bien hay una gran demanda, la situación de las enfermedades respiratorias es la esperable para esta época de muy bajas temperaturas y se está trabajando con todos los insumos necesarios” y exhortó a las familias “a vacunar a los bebés de entre 6 y 24 meses contra la gripe, y a las personas con enfermedades crónicas, que son los grupos más vulnerables a las complicaciones de la gripe y todavía hay un porcentaje que resta vacunarse”.

Según los datos del Programa Provincial de Inmunizaciones se colocaron hasta la fecha 86.666 dosis de la vacuna antigripal. Ya se vacunó el 90% de las embarazadas; el 100% de los adultos mayores; el 93% del personal de salud, el 100 % del personal esencial; el 48% de las personas con enfermedad crónicas y el 50 % de los niños y niñas de 6 a 24 meses.

Si bien con la vacuna no se puede interrumpir la circulación de los virus gripales, lo que se busca es evitar cuadros graves y complicaciones de la gripe en los grupos de riesgo. En este sentido, Martínez recordó que “todavía es tiempo de vacunarse, y hay que hacerlo rápido ya que se logra inmunidad pasados los 10 días de colocada la vacuna”.

Los síntomas gripales suelen aparecer a las 48 horas de efectuado el contagio y la mayoría de los afectados se recupera en una o dos semanas sin necesidad de recibir tratamiento médico. Sin embargo, en niños pequeños, personas de edad y personas aquejadas de otras afecciones médicas crónicas, la infección puede conllevar graves complicaciones, provocar neumonía e incluso causar la muerte.

Entre los síntomas figuran fiebre mayor a 38º C, tos, congestión nasal, dolor de garganta, de cabeza y muscular y malestar generalizado.

En los niños pueden presentarse también problemas para respirar, vómitos o diarrea, e irritabilidad o somnolencia. Ante estos síntomas, es necesario consultar al centro de salud más cercano para recibir atención médica.