Santiago del Estero, Argentina | Viernes 15 de Diciembre del 2017
 
 

El primer helado "eterno"


Un grupo de investigadores de la Universidad de Kanazawa, Japon, creo un producto que resiste intacto las altas temperaturas. El papel que cumple el polifenol, su ingrediente clave

 

Se disfruta tomar un helado, pero también demanda cierta rapidez. El ritual no se puede estirar más de la cuenta, mucho menos en un día caluroso bajo el sol, porque se empieza desmembrar. Se derrite hasta quedar como un líquido con pocos resabios de aquel helado inicial. Desde Japón, siempre al mando de las ideas innovadoras, están decididos a presentar batalla.

El anuncio que llega desde Asia habla de un helado que no se derrite. El invento surgió a raíz de una casualidad, de un error en realidad. Ante el reclamo de sus comensales, un chef dejó de utilizar las frutillas crecidas en áreas afectadas por el terremoto y tsunami de 2011.

Sin embargo, le dio una nueva utilidad. Probó esas frutillas para hacer crema y en ese momento se dio cuenta que se solidificaba el producto final. Al tanto de ese invento casual, un equipo de la Universidad de Kanazawa analizó en detenimiento las frutas y detectó un compuesto. El responsable de su solidificación: el polifenol.

¿Cómo actúa el polifenol? El líquido genera que la grasa y el agua permanezcan juntos en la mezcla base del helado. Por ello, el producto, el "Kanazawa ice", conserva su forma pese a estar expuesto a altas temperaturas. Varios de los que lo probaron aseguraron que resiste intacto hasta 5 minutos bajo un sol abrasador; mucho más que un helado promedio.

Debido a que el polifenol es natural, no necesita pasar por pruebas de inspección sanitaria para salir a la venta. De hecho, los helados de Kanazawa ya se venden en algunos locales de Higashi-Chaya, uno de los puntos turísticos más fuertes de la ciudad. Por su peculiar condición, atrajo interés inmediato y ya se volvió muy solicitado.

El helado se promociona como ideal para los niños, que suelen manchar sus manos con los conos, y se vende a 500 yenes -unos 80 pesos-. En las redes sociales ya circulan comentarios de algunos clientes que lo probaron. Todos coinciden en que su efecto es real y que el sabor no varía pese al paso de los minutos.