Santiago del Estero, Argentina | Viernes 20 de Octubre del 2017
 
 

Todo lo que tenes que saber para poner a punto tu pileta


En unos dias mas va a ser tarde, porque comienzan los calores en serio y las lluvias. El vaciado total y la limpieza profunda para sacar el sarro y las algas son los pasos fundamentales. Si hay que repintar, podes cambiar el color y renovar el jardin.

 

Y cuando menos te diste cuenta, llegó el verano. O, bueno, la primavera, pero en Tucumán a veces no se percibe la diferencia entre las dos estaciones. La pileta está en el jardín, con agua verdosa, y pide a gritos volver a aquellos momentos felices en los que todo se soluciona con un buen chapuzón: el calor, el estrés, la ansiedad por estar en la playa, las Fiestas... Con días que rozan los 30°C en pleno septiembre, es momento de que la pileta reviva.

La puesta a punto de la pileta (hablamos de las de material y las de fibra de vidrio, que llevan un mantenimiento similar) arranca con vaciarla por completo. Es quizás la única vez en que se elimina toda el agua en el año, por la dificultad de recuperarla como se hace durante la temporada de uso, pero también porque es momento de revisar si es que tiene grietas y si necesita arreglos extra. También es una buena oportunidad para cambiarle el color y, con eso, renovar en buena medida el jardín.

El objetivo de vaciar por completo la pileta es limpiarla profundamente con un producto desincrustante, que elimina el sarro y las algas que podrían haberse adherido, explica Marco Di Benedetto, propietario de una empresa de productos y servicios para piscinas en Yerba Buena. “Lo que se hace es limpiar con desincrusrante y cepillar con un cepillo duro, pero siempre de plástico, nunca metálico. Con las paredes limpias se evalúa si hace falta o no repintar la pileta. De ser necesario, muchos optan por cambiar el color, y el que más se usa últimamente es el blanco, porque le da al algua un aspecto más cristalino”, detalló el comerciante.

El trabajo de limpieza lo puede hacer cualquier persona que pueda manipular con cuidado el desincrustante (suele contener ácidos) y contratar el servicio de desagote y limpieza cuesta entre $ 800 y $ 1.500. El tema de la pintura es un poco más específico, porque de una buena mano de obra dependerá la durabilidad de la pintura. “Una de las claves fundamentales es hacerlo a primera hora de la mañana, cuando el material de la pileta aún está frío. Muchas personas las pintan a la tarde, cuando cae el sol, pero no es lo óptimo”, sostiene Di Benedetto.

Pintar no es sólo pintar. Después de la limpieza profunda y del desincrustado es necesario lijar toda la superficie, volver a lavar para eliminar impurezas, dejar secar al menos un día y recién pintar. La pintura que se usa es caucho clorado, un material que resiste los productos químicos del mantenimiento y los embates climáticos. El costo del servicio de pintura arranca en los $1.800 o $2.000 y depende del tamaño de la piscina.

Lo que resta es el mantenimiento diario y semanal de la pileta, que probablemente no vuelva a vaciarse hasta el próximo año. El kit básico de mantenimiento consta de cloro en polvo, pastillas multifunción para la boya (tienen cloro, decantador y alguicida), el alguicida puro y el decantador que se aplicará dos días antes de que llegue el piletero o se haga la limpieza de fondo.