Santiago del Estero, Argentina | Viernes 15 de Diciembre del 2017
 
 

Aspectos que hacen al buen funcionamiento de una audiencia oral y pública


Una de las características particulares que hacen al Nuevo Sistema Acusatorio Penal y que la diferencia del inquisitivo, es que todas las cuestiones presentadas por las partes del proceso serán resueltas en audiencias, las que serán orales y publicas, lo que se permite el ingreso de personas ajenas que no están involucradas directamente en el caso. Dando así una mayor transparencia al debate.

 

El Código de Procedimiento Penal de Santiago del Estero establece que las audiencias orales son de libre acceso para el público, tanto en la instancia de la Investigación Preliminar Preparatoria como en la de la Apelación y la del Juicio Oral.

Sin embargo, hay excepciones expresadas en su art. 369 cuando detalla en qué situaciones la audiencia se desarrollará a puertas cerradas.

Concretamente, el texto dice: “El Tribunal podrá resolver que total o parcialmente se realice a puertas cerradas, cuando la publicidad pudiere afectar el normal desarrollo del juicio, afecte la moral, el derecho a la intimidad de la víctima o testigo, o por razones de seguridad. Asimismo podrá también disponerlo en el caso que sea necesario proteger la seguridad de cualquiera de los intervinientes para preservarlos de la intimidación y represalias, sobre todo si se trata de una investigación referida a actos de delincuencia organizada”.

Sin embargo, es función primordial de quienes organizan las audiencias; la Oficina de Gestión de Audiencias (OGA) y los Magistrados, quienes contemplan todos los aspectos técnicos, y prácticas de buenas costumbres para el buen desarrollo de las mismas, manteniendo el normal funcionamiento y el orden.    

         Por otra parte, en el art. 370 del Código Procesal señala que “la admisión de público quedará condicionada a la capacidad de la Sala”.

En el art. 375, se fijan reglas que deberán cumplir quienes ingresen en la sala. “Las personas que asisten a la audiencia deberán comportarse en forma respetuosa y en silencio. No se permitirán actitudes que perturben el normal desarrollo del debate”.

El concepto de entorpecer el desarrollo incluye el uso de teléfonos celulares en la sala, debido a que pueden generar interferencias en los sistemas de registro de audio y video de lo que acontece en el transcurso del debate, perjudicando la calidad del archivo del soporte técnico.

De esta manera, se garantiza uno de los principios del sistema, que responde a las premisas de visibilidad, transparencia y publicidad de los actos judiciales, fortaleciendo los principios del nuevo sistema.