Santiago del Estero, Argentina | Lunes 23 de Octubre del 2017
 
 

El divorcio y sus efectos en los menores


Pocas veces miramos a los costados para contemplar a los hijos de aquella union y la forma en que esto les afecta?, expreso la Dra. Claudia Marcela Veliz Romano, defensora en lo civil y familiar de segunda nominacion.

 

El divorcio es un proceso judicial por el cual se manifiesta la voluntad de uno o ambos conyugues de disolver la unión matrimonial, y “si bien en estos casos, generalmente ponemos el foco de atención en la pareja que se separa, pocas veces miramos a los costados para contemplar a los hijos de aquella unión y la forma en que esto les afecta”, expresó la Dra. Claudia Marcela Veliz Romano, defensora en lo civil y familiar de segunda nominación.

“Desde la entrada en vigencia del Código Civil y Comercial, explicó, el número de divorcios ha aumentado alarmantemente, y es que desde la reglamentación del nuevo procedimiento para la separación conyugal, los trámites se han agilizado, ya que muchas reglas y exigencias que antes eran requeridas a las partes, se han resumido a la voluntad de no permanecer unidos en matrimonio, como único requerimiento”.

Sin embargo, cuando los padres no llegan a un acuerdo, los magistrados deben escuchar a los menores involucrados y que es lo que ellos piensan y prefieren ante esta situación.

“Los niños tienen derecho a ser escuchados, y cuando ello ocurre, estos manifiestan que quieren que la mamá y el papá vuelvan a estar juntos, volver a ser una familia. En ocasiones, nos comentan sobre sus deseos de regalos pedidos a figuras como Papá Noel y a los Reyes Magos, a quienes invocan para que sus padres dejen de discutir; pero son aspiraciones que no pueden expresar a los padres, lo hablan entre hermanos, lo que los ponen en un lugar muy difícil”, determinó la funcionaria.

Además agregó “muchas veces en el proceso, los padres se encuentran tan compenetrados en separarse, que no miden su accionar y los daños que provocan a los niños, tomando determinaciones sin medir las consecuencias y es ese el trabajo de las Defensorías y Juzgados de Familia, el buscar las soluciones más rápidas y justas tratando de evitar en lo posible, que el niño sufra en el proceso”.

“Es necesario que los padres que vayan a tomar esta difícil decisión, piensen en los hijos, pues si bien en ciertos casos el divorcio es una decisión acertada. Sin importar las circunstancias, los chicos siempre quedan en el medio y es necesario escucharlos y considerarlos, pues es el derecho a su bienestar el que se encuentra en juego” determino la Dra. Veliz Romano.

“Creo que uno de los principales motivos por los que ocurren todas estas situaciones es por la falta de diálogo que existe entre los padres. Pese a que no ocurre en todos los casos, la situación tan delicada a nivel pareja que estos atraviesan, hace que los niños pasen a un segundo plano, cuando debería ser al revés”, finalizó la profesional.