Santiago del Estero, Argentina | Lunes 11 de Diciembre del 2017
 
 

La Justicia facilita medios para preservar el derecho a la identidad


El Poder Judicial de Santiago del Estero facilita los medios para que cualquier ciudadano pueda hacer valer su derecho a la identidad, consagrado en tratados internacionales de Derechos Humanos y en la Constitución Argentina, para lo cual dispone de medios técnicos y de recursos humanos para cumplir con esa premisa.

 

En ese sentido, el juicio de filiación es la vía para alcanzar ese objetivo personal, proceso que puede ser iniciado a través de un Juzgado de Familia o de una Defensoría Civil y de Familia, explicó la Dra. Claudia Véliz Romano, Defensora en lo Civil y Familia de Segunda Nominación.

Un caso reciente, que ejemplifica la decisiva importancia de la intervención judicial, es el de una mujer de 35 años a la que su madre, en su lecho de muerte, le reveló que ella no era la progenitora biológica, sino que la había adoptado cuando era bebé.

Con la información que le aportó quien la había criado, logró ubicar a su supuesta madre biológica, quien le confió que creía que su hija había fallecido poco después de haber nacido. Para llegar a la verdad del real vínculo entre las protagonistas de esta historia de vida, es que se presentaron en una Defensoría Civil y de Familia para solicitar la intervención de la Justicia, que dispuso la realización del estudio comparativo de ADN de ambas, el que se realiza con personal propio y especializado en la materia.

Situaciones hipotéticas:

El proceso de filiación se inicia por medio de una citación de las partes a asistir a una audiencia, en la que indefectiblemente debe estar presente el supuesto padre. Una vez reunidas, se le consulta si reconoce al niño/a como su hijo y si acepta, de manera inmediata, se labra un acta y un oficio que son llevados al Registro Civil, donde se realizan las actas pertinentes.

Otro caso a tener presente en este tipo de procesos, es cuando el supuesto padre manifiesta su duda respecto al vínculo que lo une al niño/a.

Ante esta situación, la Defensora gestiona en el Laboratorio de Genética Forense, la realización de un examen de ADN para confirmar científicamente la supuesta paternidad reclamada. Corroborado el vínculo filial, se procede a labrar el acta que se elevará al Registro Civil.

Una tercera situación que puede plantearse es que el supuesto padre se niegue a presentarse en las audiencias a las que fue citado. Entones, las Defensorías se ven obligadas a iniciar un Juicio de Filiación para que se devele si existe o no un vínculo de sangre.