El gobierno de Mauricio Macri analiza por estas horas otorgar el asilo político a los disidentes venezolanos del régimen de Nicolás Maduroque estén dispuestos a huir de la dictadura del país caribeño y obtener refugio en la Argentina.

"Se trata de una situación muy delicada en la que debemos guardar estricta reserva porque puede correr la vida de muchas personas perseguidas por Maduro", expresó a Infobae un destacado funcionario del Gobierno al evaluar el nivel de seriedad con que se percibe el tema.

El presidente Macri junto con el canciller Jorge Faurie y un grupo muy reducido de diplomáticos y funcionarios analizó hoy con firmeza la posibilidad concreta de que la Argentina avale los pedidos de asilo político que haya de dirigentes políticos, abogados o magistrados de la oposición al chavismo.

Por razones de "estricto orden humanitario y cautela diplomática", según explicaron fuentes oficiales, no se dieron detalles de nombres o listados eventuales de personas que hayan pedido asilo en la embajada argentina en Caracas que está a cargo del encargado de Negocios Eduardo Porretti. Sin embargo, Infobae pudo saber que hay una decisión política firme de la Argentina para refugiar a disidentes venezolanos.

La eventual decisión de Macri de avanzar con el ofrecimiento de asilo político a los venezolanos disidentes será analizada mañana en la cumbre de cancilleres del Mercosur que fue convocada en San Pablo por las autoridades de Brasil, que ocupa la presidencia pro témpore de ese bloque. En esa reunión de cancilleres se definirá también la suspensión definitiva de Venezuela del Mercosur en función de incumplir con el Protocolo de Ushuaia que exige el Estado de derecho de cada uno de sus miembros.

A la idea de recibir refugiados políticos se le suma el análisis que se hace en el Gobierno de reforzar con gendarmes argentinos la embajada en Caracas y habilitar que los familiares de administrativos y diplomáticos argentinos que trabajan allí puedan abandonar Venezuela.