Santiago del Estero, Argentina | Miercoles 13 de Diciembre del 2017
 
 

Gendarmeria enviara el viernes a la Justicia la pericia que determino que Alberto Nisman fue asesinado


La firmaron 28 peritos de la fuerza y los 4 de la querella. Ahora la elevan al fiscal Taiano, que decidira el cambio de caratula

 

Los 28 peritos de la Gendarmería Nacional y los 4 de la querella firmaron la pericia que determinó que a Alberto Nisman lo mataron a sangre fría –como anticipó Infobae– y ahora la información será elevada al juez de la causa, Julián Ercolini, y al fiscal Eduardo Taiano, quien el viernes decidirá el cambio de caratula y pedirá nuevas medidas.

Según pudo saber este medio, solamente Diego Lagomarsino rechazó los estudios realizados por la Gendarmería frente a una réplica exacta del baño donde apareció muerto el fiscal federal.

La primera medida que tomará Taiano será contra el experto en informática para determinar su rol en la muerte de Nisman. En la hipótesis del suicidio, Lagomarsino podía esquivar una eventual condena porque solo aparece facilitando la Bersa 22 que causó la muerte de Nisman. Pero ahora la Gendarmería comprobó que fue asesinato, y el controvertido técnico en computación ya confesó que puso la Bersa 22 en el escenario del magnicidio.

Lagomarsino será citado a declarar por Taiano porque su relato, que consta en el expediente, tiene contradicciones internas. Además, él siempre se resistió a la pericia de la Gendarmería y ahora deberá enfrentar los resultados.

La Gendarmería desplegó veintiocho peritos que exhiben distintas especialidades, desde expertos en balística a psicólogos. Mientras que los estudios Lanusse y Romero Victorica –querellantes-, y Rusconi –defensor de Diego Lagomarsino-, se presentaron con seis peritos en el Edificio Centinela, escenario clave de la pericia que terminó con la principal incertidumbre del caso Nisman.

Las evidencias que llevaron a concluir que fue un asesinato son las siguientes:

1. Se hicieron tres pericias (en La Plata y Salta) que comprobaron que el arma usada para matarlo deja residuos de disparo, mientras que no encontraron ningún resto de pólvora en Nisman cuando revisaron su cadáver.

2. El arma fue encontrada en la puerta del baño al lado del cuerpo, lo que demuestra que le dispararon y tiraron la pistola junto al cadáver.

3. El disparo fue hecho detrás de la oreja y en forma perpendicular, y no se apoyó el caño. Ese no es un procedimiento habitual en un suicida. No hay forma física de hacerlo.

4. Nisman tenía un golpe en la pierna izquierda y otro en la cabeza. Son golpes profesionales para reducir a una víctima, que no encuadran en una hipótesis de suicidio.

5. Se encontraron restos de Ketamina, una sustancia usada para apaciguar a una probable víctima. No se hallaron rastros de esta sustancia en la vivienda que utilizaba el fiscal federal.

6. Nisman recibía en su departamento a la madre, a las dos hijas, a sus dos secretarios, a la señora del personal doméstico, a sus custodios, a sus amigos y a Lagomarsino. Tras conocerse su muerte, se hizo una pericia para recoger huellas, y solo se encontraron dos muestras que pertenecían al fiscal asesinado. Y nada más. Es decir: los asesinos de Nisman limpiaron todas las huellas.