Santiago del Estero, Argentina | Lunes 23 de Octubre del 2017
 
 

Fiesta clandestina: desalojaron alrededor de 300 jòvenes


Los operativos fueron realizados el pasado sábado, en el barrio General Paz y en la Localidad de Maco. Trabajaron efectivos de División Prevención Contra el Alcoholismo, fueron realizadas por efectivos de la División Prevención de las departamentales Los Flores y Centro.

 

Ambos eventos que presentaban anomalías en su desarrollo, se trataba de cumpleaños de 18 años, y los responsables no tenían autorización municipal. Mientras desalojaban una de las fiestas, unos iracundos sujetos arrojaron elementos contundentes a una patrulla policial, causando daños en el parabrisas.

El primero de los hechos se registró pasadas las 2 de la madrugada de este sábado, en una finca ubicada en Independencia prolongación, camino San Esteban de la localidad de Maco. Hacia allí se dirigieron personal de la División Prevención y Protección Contra el Alcoholismo, quienes inspeccionaron un festejo. En este lugar, los funcionarios se entrevistaron con una mujer de apellido Trejo, quien indicó que el evento era el cumpleaños de 18 años de su hijo. Al requerir los inspectores policiales los permisos correspondientes, descubrieron que no los tenían, por lo que más de 70 concurrentes se retiraron de manera pacifica a la orden de los funcionarios.

Posteriormente, pasadas las 4 de la madrugada de ese mismo dìa, los funcionarios policiales fueron anoticiados de otro evento festivo con gran concurrencia de público en una vivienda ubicada en pasaje sin numero y Chacho Peñaloza de barrio General Paz. Una vez en el lugar, personal de la mencionada repartición se entrevistaron con el dueño del inmueble, un hombre de apellido Luna, de 47 años de edad, quien manifestó que se trataba del cumpleaños número 18 de uno de sus hijos.

Ante ello, los policías le solicitaron los permisos correspondientes, mostrando esta persona una autorización de calidad de vida vencida, con capacidad de 100 personas y fecha adulterada. Al detectar esta anomalía, los guardianes del orden ingresaron con permiso del dueño al interior del establecimiento y detectaron la concurrencia de más de 200, dos de ellos adolescentes de 14 y 17 años de edad, en evidente estado de ebriedad.

Con todas estas circunstancias, personal de la División Prevención Contra el Alcoholismo labró el acta de constatación, por “la presencia de menores, exceso de límite de concurrentes y fecha de permiso municipal adulterada”. Entre la multitud de los concurrentes, que ya comenzaban a retirarse, un grupo de no más de 10 comenzaron a arrojar elementos contundentes a los policías, impactando una piedra en el parabrisas de una patrulla, causando daños, para luego huir en diferentes rodados menores. 

Mientras tanto, los dos adolescentes que fueron rescatados de esta situación, en donde no se encontraban un mayor a su cargo, fueron examinados por el médico de policía, Dr. Fuentes Costilla, quien diagnosticó aliento etílico en ambos. Posteriormente los menores, fueron entregados a sus padres.